mamá corre
legua de valladolid
Mis carreras

Mi tercera meta en la legua de Valladolid

¡Pues sí! ¿Quién me iba a decir a mí hace dos años que por tercera vez consecutiva cruzaría la meta de la Legua de Valladolid? El pasado sábado volví a ponerme el dorsal de esta carrera y …., buf, disfruté, sufrí, sufrí, sufrí, y hasta lloré. Te cuento.

Nos inscribimos en la prueba al borde del cierre de inscripción porque estaba con dudas, pero finalmente nos animamos, y la verdad es que me alegro.

El sábado hice 15k de cara a la media maratón de la mujer que se celebra a finales de octubre y por la noche me lamentaba de ello. ‘¿Cómo estaré mañana?‘, no dejaba de preguntarme, ‘seguro que me pasa factura‘. Ains! El caso es que el domingo madrugué más de lo habitual, desayuné bien y me preparé para mi tercera Legua de Valladolid.

legua de valladolid

Llegamos al punto de salida 20 minutos antes de comenzar la prueba y mi estómago ya estaba repleto de mariposas (los nervios siguen estando ahí cada vez que me coloco un dorsal). Novato en Triatlón me preguntó cuál era mi idea y le dije que correr a 6-6:04 el kilómetro, para intentar hacer el 5k en 30 minutos, más o menos. Pues bien, nos ponemos en la línea de salida y ¡pum! arrancamos. Antes de hacer el primer kilómetro me pregunta cómo voy y…, en ese precio instante solo quería escupir maldades por la boca. 5:30 marcaba el garmin. Finalmente el primer k me salió a 5:37. Algo impensable para mí en aquella primera legua en la que llegué última e impensable hace medio año.

Ahora le estoy agradecida por ese primer kilómetro en la Legua de Valladolid, pero en ese momento… En ese momento solo quería gritarle.

Seguimos la carrera según lo previsto, en las cuestecinas aflojando y recuperando en las bajadas o en las partes llanas.

En el kilómetro cuatro me encontré con los niños, que estaban con mis cuñados (gracias por quedaros con ellos), y me dirigí a chocar con ellos y acariciarles la cara. Justo en ese instante se me saltaron las lágrimas. ¡Qué ñoña soy!

El último kilómetro lo divido en dos partes. La primera dura, me costó mucho seguir, sentía que las piernas – o mi cabeza- no querían y la segunda a tope. Cuando vi que nos acercábamos a la entrada al Campo Grande apreté dientes y tiré con el único objetivo de ver a los niños. Qué gusto correr unos metros con ellos, ¡me encanta! Esta vez no pasaron la línea de meta conmigo porque nos dijeron que me descalificarían 🙁

Finalmente la carrera salió a 6:05/km y contentísima. Y ahora a toro pasado me da rabia no ser capaz de apretar más en ciertos momentos. Me da miedo fallar y quizás por eso vaya de conservadora, no sé. Habrá que seguir trabajando las piernas y la cabeza, que al final es la que me juega muy malas pasadas.

legua de valladolid

Gracias a Edu por correr a mi lado y aguantar mis berridos 🙂

¿Cómo van tus carreras? ¿Qué tienes en mente? ¡Cuéntame!

arantxa | mamá corre

You Might Also Like...

No Comments

Leave a Reply

Responsable: Arantzazu Sastre García.
Finalidad: Gestionar los comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Destinatarios: Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de WebEmpresa (proveedor de hosting de 'en mi cajón de sastre') dentro de la UE. Ver política de privacidad de Tu hosting. (https://www.webempresa.com/aviso-legal.html).
Derechos: Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies